21 de mayo de 2008

Nobel

No es justo, no es justo!

Te fuiste a vivir a otro país con tu marido, casi después de casados. No hacen dos años todavía, quedaste embarazada y "sólo" te faltan seis meses.

Y mirá que tu madre se lo pasa hablando de vos y eso que toda la vida se ufanó de las mediocridades que salían de tu boca que ella consideraba "pequeñas muestras de sabiduría".

Pero escucharla decir que estás como una tonta por las bobadas que decís sobre el embarazo, tu embarazo, la maternidad, tu maternidad, la felicidad y la dicha que...

Insisto! No es justo! Vos allá y yo acá perdiéndome escuchar tus gansadas y describirlas, perdiéndome la posibilidad de ganarme el premio Nobel de Literatura Lisérgica! No es justo!

10 comentarios:

Ardillor dijo...

De todas formas siempre habrá una madre pelotudis de la que mofarse, querida Ariana.
Un saludor cordEal!

Gemma G dijo...

Coincido con ardillor, contá los cuentos de Mamá Oca (o sea la mamá de la gansa)
Saludos enojados

La Dueña dijo...

Ah!!! que lindo es ser mala ¿no?

©Iv4n4 dijo...

Jajajajjajajaa!!

que ironía :(

Willowcita dijo...

ay que contractura me dio semejante injusticia!!!

El Señor F. dijo...

Ariana, tus amigas se pusieron de acuerdo para parir todas juntas?

Boludas con hijos hay pa tirar al techo, che.

Si quuerés, te presento a la joven generación de pelotudas uca, que todavía no cuentan con bebé (o bébe, como se dice acá) pero tienen una proyección de pelotudez progresiva creciente durante los próximos 20 a 30 años.
Un campo completamente nuevo!

morgana dijo...

Sólo voy a hacer una sana advertencia: Puede tirar la primera piedra SÓLO la que no fue madre, porque la que lo fue que niegue ante dios o el diablo que no se pelotudizó aunque sea una vez a la semana.
Igualmente, no soy de justificar la pelotudización, por más embarazo que la avale.
Besos y gracias por pasar por allá.

Todos Gronchos dijo...

Creo que el desorden hormonal comienza por la cabeza. Es bueno saber que no soy el único que ODIA a las embarazadas.

En el dulce estado la más puta es una santa y la más inteligente una gansa.

Y ni hablar de los derechos que reclaman sólo por estar embarazadas.

Las ODIO. Está mal?

La Dueña dijo...

No será el Nobel, pero pase por mi blog que le dejé un premio!
Besos!

El Señor F. dijo...

Ariana, andamos necesitando un poco de humor, no nos dejes solos!!!