17 de junio de 2008

Mundo

No te enojes, soy mala pero esto te lo digo de onda.

A ver, te ayudo a pensar y ver qué está mal.

Decime, de qué trabajo te fuiste bien?

Qué es ese discurso combativo, de comunista soviético en pleno Buenos Aires? De dónde sacaste esa dialéctica? Esa lengua filosa la hubieses usado para dar los exámenes de la carrera que nunca estudiaste en vez de articular frases amenazadoras!

No sos nadie y te enfrentás a todo el mundo con juicios laborales. De todos tus empleadores tenés malos recuerdos. De todos te quejaste del abuso, de que no te trataban bien, de que no te pagaban como debían…

Creés que les vas a dar “un dolor de cabeza” al enfrentarlos con tus cartas documentos cuando ellos se escudan detrás de su bufete de abogados.

No está mal luchar por los derechos de uno pero cuando el mundo está en contra de uno, quién de los dos está equivocado?

El mundo? Ok, si el mundo está equivocado hacé algo YA para cambiarlo. Si no podés, hacé algo para cambiar vos.

5 comentarios:

Willowcita dijo...

los cambios comienzan de adentro hacia afuera.
es imposible cambiar nuestro entorno si nosotros no miramos a nuestro interior y corregimos lo que hacemos mal.
y ahi no hay tu tía ni abogados que valgan.

morgana dijo...

La paranoia es pésima consejera a la hora de llevarse bien con el mundo que nos ha tocado.
Sobre todo cuando no nos hacemos cargo de que ESE mundo, lo hicimos nosotros mismos.
Beso, M.

La Dueña dijo...

Creo que lo que le falta a la amiga es adaptarse a la circunstancia.

Cato® dijo...

Brillante.

Ariana Aaron dijo...

Willow,

coincido con usted.

Morgana,

Gracias por pasar.

La Dueña,

Totalmente!

Cato,

gracias!