9 de septiembre de 2008

Castigo

Analía no perdona.

Analía castiga.

De novia con Edu, no soportaba los celos que le despertaba él, tan "cariñoso" con sus amigas, con sus primas, con sus vecinas...

Analía hacía unas escenas terribles, se descontrolaba, era capaz de amenazar con una cachetada que nunca llegaba a la cara de Edu, que la frenaba justo.

Lo cansaba tanto que él, entonces, a propósito, más meloso se volvía con las chicas si veía que Analía sacaba trompa y se ponía colorada de la bronca.

Hasta que Analía decidió castigarlo. Y dejó de cuidarse. Y no avisó.

Y quedó embarazada. Y Edu, feliz y exultante, se creyó el hombre más dichoso. Secretamente deseaba que la venida de un hijo calmaría un poco a Analía ya que ella tendría algo de qué ocuparse. Y él dejaría de ser el centro de su atención.

Nada más lejos. El embarazo la puso peor, más insegura, más celosa, más desconfiada y Edu no aguantaba más y decidió castigarla él también. Tuvo su primer desliz, su primer aventura, su primera infidelidad... y le encantó!

Cuando el bebé nació, Edu se sintió mejor, más feliz pero a la vez, más hombre y decidió hacer su vida, ser feliz a su manera, lejos de la bruja loca en que se había convertido Analía, ya que la llegada del hijo no le trajo la paz esperada.

Edu iba a trabajar y venía a cualquier hora. Analía, con el bebé en brazos, a los gritos pelados.

A los pocos meses, Analía se entera por terceros lo que sospechaba.

Al mes, Analía embarazada por segunda vez.

Edu aguantó como pudo el estado demencial de Analía hasta que nació la nena. Nació la nena y no hubo cambios en ninguno de los dos.

Y Analía volvió a castigar. Embarazada del tercero, Edu decidió dejarla. Y de ahora en más, se verán en Tribunales.

10 comentarios:

La Dueña dijo...

Uh! que es complicada la situación y que pelotuda la mina.
Eso no implica lo pelotudo de el.

Lo peor de todo, es que los pendejos cargan con esos padres y si terminan cuerdos es por obra y gracia del espíritu santo.

Cynthia dijo...

Todavia hay mujeres que quedan embarazadas para "atrapar" a los hombres, todavia!...por dios, siglo XXI y seguimos con la boludez!!!!

Muy bueno tu post. Me encantan tus historias. Me muero por saber "las fuentes" jajajajaj

Ale dijo...

Saldo: Tres niños inocentes atrapados como insectos en el ámbar del mundo de los imbéciles.

pato dijo...

Siempre me parece mentira que haya quien piense que tener un hijo va a traer alguna mejora en una relación deteriorada. Generalmente es al revés, pero insisten.
Interesante el blog, cada post me pinta una situación familiar.

Todos Gronchos dijo...

Usted es una socióloga.

Siempre hay un roto para un descosido.

Martín dijo...

Desde que Eva vino con la idea de que tenía ganas de comer una ensalada de frutas y Adán aceptó, el asunto viene saliendo bastante mañ. Hay cierto atractivo en todo ese embrollo, que nos hace seguir insistiendo, una y otra vez.

Nando dijo...

Lastimosamente he conocido un par de estos casos.

Cato® dijo...

que lindo!!! conozco un caso igual, pero con 2 niños, solo que él todavia no se va de casa, aunque lo desea; y ella no lo echa, por estar boludamente enamorada ¿de qué?

Ella: muy intelectual, docente y de centrada clase media.
Él: albañil. ocasionalmente mozo.

y le pone los cuernos que da asco.

Ariana Aaron dijo...

La Dueña,

coincido, los niños son las verdaderas víctimas.

Cynthia,

gracias! Pero las fuentas NUNCA se revelan... Je je je...

Ale,

coincido totalmente.

Pato,

Gracias. Yo tampoco puedo entender cómo creen que la venida de un hijo les va a resolver los problemas.

Mr Groncho,

qué buena metáfora.

Martín,

no sé qué tiene de atractivo! Sólo si a uno lle atrae el masoquismo!

Nando,

y hay tantos, y lamentablemente, habrá tantos más.

Cato,

qué linda familia!

Mirlen dijo...

Eres genial, aunque dicen que los raros son los que dicen las verdades sin doler