24 de marzo de 2008

Amnesia

Me encanta encontrármela en alguna que otra reunión y escucharla hablar.

Ella está subida a un pedestal y desde ahí mira a los demás: Fijate bien que cuando habla tiene los párpados entrecerrados, la cara casi inmóvil a no ser por la boca cuando habla.

Si recién te conoce, una de las primeras cosas que te cuenta es que ella es vegetariana.

Si vos alguna vez compartiste más de un día con ella sabés que, en realidad, desayuna un paquetito de papas fritas, almuerza y cena pastas, de postre un chocolate y durante la tarde come pan o galletitas de agua. Nada más. Y comprendés que no es que ella sea vegetariana: no come carne, que es distinto.

Si entró en confianza o está en un grupo de amigos, y si a alguien se le ocurre decir algo como "...Puro marketing, che. Le dicen a la gente lo que la gente quiere oír...", ella inmediatamente levanta su dedito índice, lo flamea de un lado a otro y te dice bien rápido, frunciendo los labios "No, nonononononononono... Perdoname, yo no soy 'la gente'; yo soy un ser humano con su propia personalidad y principios, jamás dejo llevarme por la mayoría, blahblahblahblahblah...".

Y capaz que termina de decir eso, agarra la revista Viva y se fija en su signo del zodíaco a ver qué le depara esa semana, sobre todo la "Sorpresa".

Y menos mal que estudió un par de años Filosofía y Letras! Militaba, iba a marchas, estaba totalmente entregada a las ideas de izquierda pero cuando comenzó a trabajar conoció el placer que da gastar dinero y no la veías jamás vestida con algo que no fuera de marca, a pesar de que de lejos tenía toda la apariencia de una hippie “setentosa”.

Cuando sintió que le había llegado el momento de elegir novio para casarse, tuvo amnesia marxista: Hace 3 años que está “felizmente casada”, vive en un country, conduce su 4X4 y es una exitosa wedding planner.

7 comentarios:

Ale dijo...

Los hippies de ayer serán los yuppies de mañana.

Lo realmente sorprendente es cómo a veces nos aferramos a unos pocos principios ridículos para excusarnos cuando regalamos sin pudor nuestros principios primordiales.

Willowcita dijo...

guedin planer: persona de gusto dudoso que en general se viste con exceso de flores.

El Señor F. dijo...

Y sí, uno se pregunta que pasa en Puán, que larga miles de zurdos al mundo por año, pero después a Altamira nadie lo vota.

A la máxima de ale, agregaría esta:

podés cambiar tu ideología, tu grupo social y tu apariencia; pero si eras boluda ayer, serás boluda mañana y boluda siempre.

Kristina dijo...

Pensé que hablabas de mí, como tantos otros blogs! Esta COMPAÑERAAA es casi como yo, nada más que yo soy presidenta (que es como una wedding planner malcogida y sin activia).

colo dijo...

muy buen comentario les paso ademas mi blog http://colo-argentinaeninglaterra.blogspot.com

Ariana Aaron dijo...

Ale,

tal cual la frase de los hippies! Conozco tantos hippies de los 60 y 70 que ahora se desviven por tener le mejor auto, la ropa más cara...

Willowcita,

ah, si?

El Señor F,

Puán inspira muchas historias.

Kristina,

tiene razón. Pero no me inspiré en usted. Gracias por pasar.

Colo,

gracias.

Fantasia animada de ayer y de hoy dijo...

y sigue siendo "vegetariana"????